Pasar al contenido principal

BIOMASA news

noticias patrocinadas por:

La bioenergía es absolutamente clave para descarbonizar la industria de forma competitiva

La descarbonización de la industria española preocupa y es, junto a la sostenibilidad, un reto insoslayable si quiere mantener su competitividad. Durante 4 horas seguidas, representantes de industrias intensivas en el uso de energía, suministradores de bioenergía y entidades certificadoras han debatido sobre estos temas ante un aforo completo en EXPOBIOMASA

La bioenergía es la energía del presente, no del futuro

La buena noticia es que la bioenergía ofrece tecnologías plenamente desarrolladas capaces de proveer de soluciones rentables para que la industria comience a descarbonizarse desde hoy, y cuenta con herramientas eficaces, como SURE, para que las empresas puedan demostrar la sostenibilidad de la biomasa que emplean, de acuerdo a los requisitos que dicta la UE.

Javier Díaz, presidente de AVEBIOM y moderador de la sesión, es claro: “la industria puede estar tranquila; el sector de la bioenergía está preparado para facilitar su descarbonización atendiendo la demanda térmica de sus procesos.”

Por ejemplo, la industria alimentaria, que consume el 14% del total de energía que se usa en la industria nacional, dispone de la estratégica baza de la valorización de los subproductos biomásicos que genera para garantizarse el suministro de energía y la estabilidad en precios.

Paloma Sánchez, directora de Competitividad y Sostenibilidad de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), destacó que la biomasa será clave para que el sector se descarbonice y mejore su reputación.

En 2019, el 9% de la energía que consumía estas industrias procedía de fuentes renovables, con una abrumadora aportación de la biomasa (98%). La crisis energética está acelerando el cambio y empresas como Estrella Galicia, García-Carrión o Nestlé están sustituyendo los combustibles fósiles por biomasa para mejorar su balance económico y su sostenibilidad, señalando el camino para otras.

La industria puede liderar una transición hacia la bioenergía sin precedentes

Si bien fuentes prometedoras de energía como el hidrógeno han de seguir desarrollándose, lo cierto es que la biomasa está disponible ya y puede y debe ser aprovechada por la industria nacional para liderar su transición energética.

Las industrias que no disponen de subproductos valorizables también pueden aprovechar las ventajas de la biomasa gracias a las empresas de servicios energéticos, que se encargan de producir y suministrar la energía mientras aquéllas atienden a su negocio principal con total tranquilidad.

 

Demostrar la sostenibilidad visto como oportunidad, no como inconveniente

La REDII y siguientes directivas sobre renovables seguirán priorizando la biodiversidad y ya está previsto que las plantas de más de 7,5 MW que utilicen biomasa tengan que acreditar la sostenibilidad, lo que afectará al 90% de toda la biomasa que se consume en instalaciones industriales en Europa.

Amparo Arellano, experta en sostenibilidad y certificación ambiental en SURE, lo ha querido mostrar en positivo: “estamos hablando de certificar la sostenibilidad, algo que la sociedad y la industria queremos de verdad” añadiendo que SURE está ahí para ayudar a las empresas, grandes o pequeñas, a demostrarlo.


Han intervenido en estas jornadas

Manolis Karampinis, director de desarrollo de negocio en Bioenergy Europe.

Paloma Sánchez, directora de Competitividad y Sostenibilidad de FIAB.

Emilio López, director ejecutivo en REBI, que aseguró que hay biomasa suficiente y que si la industria aumenta su uso de manera sostenible puede contribuir a la mejor gestión de los bosques.

José Luis Romero, de Bioenergy Ibérica, afirma que existen soluciones solventes con biomasa capaces de operar 8.000 horas al año.

Elías Hernández, CEO de ENSO, señaló que las industrias no deben preocuparse por la obtención de energía con biomasa, sino confiar en las empresas de servicios energéticos y dedicarse a su core business.

Carlos Aladjem, responsable de energía para SOLVAY en España, empresa química que ha trasladado su experiencia positiva en el cambio de energía fósil a biomasa de la mano de ENSO como empresa de servicios energéticos.

Camille Degardin, director de innovación y proyectos singulares en VEOLIA

Pablo Rodero, gestor de proyectos en AVEBIOM y actual presidente del Consejo Europeo del Pellet

Daniel Reinemann, responsible de políticas europeas en Bioenergy Europe, que presentó las novedades legislativas sobre sostenibilidad de la UE.

Amparo Arellano, experta en sostenibilidad y certificación ambiental en SURE.

Irene Carrascón, gerente de Sostenibilidad de biomasa en MAGNON, que ya ha certificado 266 MW de generación eléctrica con biomasa y ha ayudado a más de 100 suministradores a certificarse

Francisco Álvarez, director de Ecowarm, fábrica de pellets que ha certificado voluntariamente la sostenibilidad de su biomasa sin estar obligado legalmente a ello para conferir a su producto mayor valor ante su cliente.

Javier Valverde, responsable de Medioambiente en MOVIALSA, empresa del sector del vino que valoriza subproductos biomásicos propios y se ha certificado en SURE.

Santiago Montero, director de Biomasas Forestales del Cantábrico

 

Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa