Pasar al contenido principal
Llámanos : 0034 983 091 801

Comienza el frío: cómo puedo ahorrar en calefacción en 2021-2022

como ahorrar en calefaccion con pellets 2021 2022

Una familia puede ahorrar entre un 40 y un 70 por ciento en su factura energética anual si cambia hoy su caldera de gasóleo por un sistema moderno con pellet o astilla.

El precio del litro de gasóleo de calefacción ha pasado de 0,515 € hace justo un año a 0,855 €/l en los últimos días de octubre de 2021. Una subida del 66% en tan solo un año, que puede ser difícil de sobrellevar para muchas familias.

Por el contrario, los precios de los biocombustibles sólidos para uso doméstico se mantienen en unos rangos muy contenidos a lo largo de los años, como muestra el Índice de Precios de la Biomasaa consumidor final que elabora la Asociación Española de la Biomasa de forma trimestral desde 2012. Así, por ejemplo, el pellet distribuido a granel en camión cisterna tiene un precio hoy de 256,62 €/tonelada, mientras que hace un año era de 255,77 €/ton.

En el caso de la astilla forestal acondicionada para uso doméstico, el precio es aún más competitivo para el usuario, con una media histórica de 110 €/ton, incluido el transporte.

La cuenta es fácil de hacer: 2 kilógramos de pellet contienen la misma energía que 1 litro de gasóleo, por lo que una familia que consuma 3.000 litros de gasóleo al año, ahorraría más de 1.000 euros si lo sustituyese por pellets.

El ahorro sería aún mayor si el cambio es a astilla, cuya equivalencia energética es de 2,5 kg de astilla por litro de gasóleo: esta familia recortaría más de 1.700 euros en su factura anual.

Por su parte, la OCU ha elaborado recientemente una comparativa entre sistemas de calefacción para una vivienda de 90 m2 en una región fría. Se sitúan en cabeza con claridad los equipos de pellets, seguidos de las bombas de calor y el gas natural.

La volatilidad del precio del gas natural, ahora mismo en subida libre -se ha incrementado más de un 250% en lo que va de año y la tendencia se mantiene-, y la preocupación continua sobre la seguridad del suministro derivada de su procedencia geográfica, no nos parecen buenos argumentos para seguir apostando por su uso.

Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa