Las diez propuestas de AVEBIOM para la nueva legislatura

lunes 18 de enero, 2016

Hoja de ruta para promover la creación de empleo y la reducción del gasto exterior

En la pasada campaña electoral los principales partidos políticos tenían como algunos de sus objetivos destacados en sus programas la creación de empleo y la mejora de la economía nacional de cara a la próxima legislatura. Esas son sin duda unas de las grandes preocupaciones de nuestros políticos en un país en el que el paro ronda el 20% y la deuda exterior alcanza cotas no vistas con anterioridad.

AVEBIOM no es ajeno a la difícil situación económica de España y plantea diez propuestas con las que considera que se crearían miles de puestos de trabajo cada año y se aligeraría la dependencia energética del exterior, actualmente de más del 70%.

Si se cumpliera este decálogo, y aprovecháramos nuestros recursos madereros hasta los 26 millones de m3 anualmente, AVEBIOM considera que España necesitaría 20 millones de barriles de petróleo menos cada año. Actualmente solamente aprovechamos unos 16 millones de m3 al año y estos recursos crecen anualmente entorno a los 50 millones de m3.

AVEBIOM afronta el futuro presentando propuestas concretas, y datos objetivos, instando al futuro gobierno a seguir una hoja de ruta que considera necesaria para el plan energético nacional, con la que se garantiza la creación de empleo y la reducción del gasto exterior. Las medidas tractoras planteadas están dirigidas a aumentar la demanda de biocombustibles, que consideramos de capital importancia, para conseguir un desarrollo sostenido y sostenible del sector:

Aplicación de un IVA reducido (10%) a los biocombustibles sólidos, como los pellets, astillas, y a los equipos de combustión de biomasa. El sector de la bioenergía se pregunta si realmente tiene sentido aplicar el mismo IVA a un combustible positivo para la sociedad que a otro cuyo aporte se demuestra netamente negativo como el gas o gasóleo. Mientras que en España este impuesto es del 21%, en otros países europeos se aplica un IVA reducido a los biocombustibles sólidos.

2º Facilitar a los municipios la puesta en marcha de rebajas del IBI para las viviendas que sustituyan los combustibles fósiles por biomasa u otras energías renovables.

3º Aplicación de un impuesto a las emisiones de CO2 generadas por cualquier tipo de combustible fósil. Este impuesto ya se ha puesto en marcha en varios países como Suecia o Canadá con un gran éxito.

4º Promover campañas en la televisión pública de divulgación de las ventajas de la biomasa para uso térmico en los hogares. En toda Europa el consumo de calefacción y agua caliente en los hogares supone más del 80% de la factura energética de una familia.

5º Facilitar el desarrollo de las redes de calor con biomasa en todo tipo de poblaciones, por la gran eficiencia que aportan y el ahorro para los usuarios.

Sustituir todas las instalaciones de combustibles fósiles por biomasa en los edificios dependientes de la Administracion del Estado. El ahorro será enorme y el efecto tractor excelente.

Cambio en la reglamentación para aumentar la capacidad y volumen de carga de los camiones que transportan biomasa y madera, para hacer más competitivo a nuestro sector e igualarlo con otros países europeos.

Ampliar la entrada en el Régimen Especial en un mínimo de 500 MWe con biomasa para, de esta forma, movilizar más de cinco millones de toneladas de biomasa residual, lo que ayudaría a mejorar el aprovechamiento conjunto para uso térmico y eléctrico, y retiraría de los montes una gran cantidad de biomasa forestal favoreciendo la producción de madera de mayor calidad y sacando material combustible, evitando así incendios.

Mejorar los sistemas de apoyo para la salida al exterior de las empresas del sector de la biomasa. Actualmente encontramos atractivas oportunidades de negocio en países de América Latina como Chile, Colombia, Uruguay, Perú, etc., que se están decantando por empresas de Austria, Alemania e Italia, debido a la ayuda que estos países ofrecen a la internacionalización de sus empresas.

10º Convertir las políticas energéticas de España, en políticas de Estado. Esta medida proporcionaría mucha más estabilidad y seguridad jurídica a todos los sectores relacionados con la energía.

Javier Díaz, presidente de AVEBIOM expresa su “confianza en las posibilidades que se abren ante una nueva legislatura en la que, tanto el sector, como nuestra asociación en calidad de representante e interlocutor del mismo, deseamos encontrar un gobierno realmente sensible a las demandas de los profesionales de la biomasa, capaces de dar una respuesta económica, sostenida en el tiempo y sostenible, segura, comprometida con la generación de empleo y riqueza en España y respetuosa con el medioambiente como es la biomasa”.

Fuente: AVEBIOM

Subir
Diseño Web nlocal