Ingelia-Italia proyecta diseñar 10 plantas para valorizar residuos orgánicos urbanos con una facturación de 80 millones

martes 10 de marzo, 2015

La filial de la valenciana Ingelia en Italia proyecta diseñar 10 plantas para valorizar residuos orgánicos urbanos con una facturación de 80 millones

Ingelia-Italia amplía su actividad en el país transalpino con proyectos que darán servicio a los principales ope­radores en gestión de residuos de las regiones de La Toscana, Lombardía, Liguria, Umbría y Puglia

Pre­senta en la II Jornada Newapp los resultados de las pruebas para tratar lodos de depuradora o valorizar residuos de jardinería, cáscara de naranja, paja del arroz, forestales y hortícolas  del sector agroalimentario

Ingelia-Italia, la filial de la tecnológica valenciana Ingelia recientemente constituida, pre­vé facturar en los próximos cinco años más de 80 millones de euros por el diseño y construcción de hasta 10 plan­tas con 50 reactores con los que valorizar energéticamente los residuos orgánicos urbanos de decenas de municipios de las re­giones transalpinas de La Toscana, Lombardía, Liguria (al norte del país), Umbría (centro) y Puglia (al sur). En to­­­das ellas se encuentra en estado avanzado el desarrollo de proyectos para implementar la tecnología HTC (Carboni­za­­­ción hidrotermal) y transformar en biocarbón o black pellet -con un 35% más de poder calorífico que el pellet con­ven­cio­nal- la facción orgánica de la basura generada, dando servicio así a los principales operadores locales en la gestión de estos residuos.

Así lo ha anunciado esta mañana Mássimo Manobianco, managing-director de Ingelia-Italia y Marisa Her­nán­dez, directora de su matriz valenciana tras participar en las II Jornadas NEWAPP que han sido inauguradas por el se­cre­tario autonómico de la Conselleria de In­fraes­truc­tu­ras, Territorio y Medio Ambiente, Victoriano Sánchez-Barcáiztegui y por el rector de la Universidad Politécnica de Va­len­cia (UPV), Francisco J. Mora Mas. El encuentro, que ha con­gre­ga­do a técnicos, operadores y consorcios vinculados con la gestión de residuos urbanos, ha servido para analizar las po­si­­bilidades que esta tecnología ofrece, además de para el reciclaje de la basura, al sector agroa­limentario español, al tra­­tamiento de los lodos generados por las depuradoras o incluso a la regeneración de suelos con­taminados.

Además del primer acuerdo ya anunciado en noviembre durante el I Symposium NEWAPP para tratar en una planta que se levantará en Capannori la basura orgánica recogida de forma selectiva en 14 mu­nicipios con unos 200.000 habitantes fundamentalmente de la región de La Toscana, Ingelia-Italia ya ha cerrado un acuerdo comercial pa­ra diseñar una segunda en Umbría. Si el primer proyecto suponía una inversión de 15 millones de euros para la cons­trucción de 10 reactores, este segundo centro dispondrá de tres reactores y conllevará un gasto de otros 3 millones para tratar la basura orgánica de unos 40.000 habitantes. En Puglia, por su parte, ya se trabaja en un proyecto pre­liminar para el desarrollo de una tercera planta en Copertino que también servirá para valorizar energéticamente los residuos urbanos de hasta ocho municipios con unos 200.000 habitantes y que generará un volumen de negocio pa­ra la filial valenciana de otros 16 millones de euros. Menos avanzadas se encuentran las conversaciones con los prin­­­cipales operadores locales de gestión de residuos urbanos para la construcción en la región de Lombardía (con TEA) y en Li­guria (con Duferco) de sendas instalaciones, que muy probablemente acabarán por atender el proce­sado de los re­si­duos orgánicos generados por otros tantos cientos de miles de ciudadanos italianos. En última instancia, la com­­pañía ha reservado 15.000 metros cuadrados de suelo en Piombino (en el centro de Italia) y se trabaja en un pro­yec­to inicial, en esta ocasión, para operar procesando los residuos generados en un parque industrial en el que se ubi­can hasta 60 empresas agroalimentarias que operan con criterios de máxima eficiencia energética y en el que se mon­ta­rá una planta con 10 reactores con una inversión de otros 15 millones. El plan de negocio desarrollado por la filial de la valenciana prevé, en total y como se ha dicho, levantar durante el próximo lustro un total de 10 plantas y así se ex­pondrá de hecho en el III Symposium NEWAPP que se celebrará el 26 de marzo, esta vez en Luca (Italia).

Por su parte y ya en el contexto del proyecto europeo NEWAPP que financia estas jornadas, el director técnico y responsable de la patente del proceso HTC de Ingelia, Martin Hitzl, ha expuesto los resultados de las pruebas rea­li­za­das durante los últimos años para la valorización de diferentes materiales. En concreto, la tecnología implementada ha permitido superar el principal obstáculo para la valorización energética de residuos orgánicos -el grado de humedad- en restos de jardinería (su primera acción en la planta piloto de Nàquera), pero también para la paja generada tras la siega del arroz, o la cáscara de la naranja derivada de la industria de zumos. Mención aparte merecería, por el potencial y el interés despertado en algunos importantes operadores de Almería con los que ya se está trabajando, en las soluciones aportadas por el proceso HTC para va­lo­rizar los restos generados por productores de tomate y de pimientos de invernadero tras la recolección en fresco. En idéntico sen­tido se podría hablar del tratamiento a los lodos generados por las depuradoras de agua, que podría significar una al­ter­­nativa con menores costes que los procesos ya conocidos de digestión anaerobia, estabilización aerobia o compostaje. La Comisión Europea, de hecho, ha concedido a Ingelia un 'H2020' para financiar la realización de un plan de negocio para la aplicación de esta solución.

          

Subir
Diseño Web nlocal